Opinión
Historia de un fake news: sequía por culpa de avionetas
Por Ximena Céspedes
Es bien sabido que México por su ubicación, el calentamiento global y la falta de lluvia presenta algún grado de sequía en más del 84.95% del país, según datos de la Conagua.

Cómo dijo Gobbels, "Una mentira repetida mil veces, se convierte en una verdad" y si se difunde a través de medios digitales, donde los algoritmos de difusión de contenidos establecen lo que nos presentan basados en lo que leemos y compartimos, es un caldo de cultivo prolifero para información no verificada, teorías de conspiración e incluso fake news.

Uno de esos casos conspirativos, por inverosímil que parezca, es el de la creencia que aviones en Hidalgo "fumigan con químicos las nubes para impedir que llueva y que eso es lo que genera sequía en la región".

Es bien sabido que México por su ubicación, el calentamiento global y la falta de lluvia presenta algún grado de sequía en más del 84.95 por ciento del país, según datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Hasta en redes sociales como Facebook llegaron campañas acusando a empresas de contratar avionetas para evitar que llueva en ciertas regiones. Los mensajes, donde se habló del uso del yoduro de plata para evitar la lluvia, estaban acompañados de fotografías donde se "veían a avionetas" sobrevolar la zona.

Y fue tal la difusión de estos falsos mensajes que los pobladores del municipio de Nopala de Villagrán en el estado de Hidalgo creyeron que en verdad se podía evitar la lluvia con la ayuda de aeronaves y pues, no hay nada más falso que eso.

Este caso, que encaja perfectamente la definición de infodemia - viralización, intencional o no, de contenido no verificado que afecta la noción o el juicio de la opinión pública - llegó hasta acusar sin sustento, a empresas y al gobierno de generar sequía con aviones.

De ahí, vinieron desde el municipio, primero, solicitudes de información sobre el vuelo de avionetas en la zona donde se instaló el parque solar ‘Guajiro', operado por Atlas Renewable Energy México, para saber si esprcían algún tipo de químico a las nubes o para la fumigación.

La primera fue para la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), dependiente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que respondió a través del comandante del aeropuerto de Toluca, el 11 de junio del 2020 con el oficio número 1.2.0.6.5-0575/2000, que los vuelos eran de aviones para capacitación, es decir de escuelas y que provenían del aeropuerto en Atizapán.

Además, aseguró que ninguna de estas aeronaves estaban equipadas para combatir la lluvia o realizar operaciones de fumigación.

Posteriormente, en otro oficio de las mismas autoridades (1.2.0.6.5-0584/2020), dirigido a Atlas Renewable Energy México, hace constar que no hay registros de que esta empresa sea propietaria de avionetas ni que desarrolle actividades de fumigación.

Un tercer oficio de la AFAC y del comandante del aeropuerto de Querétaro (1.1.0.3.11-544), en respuesta al alcalde de Nopala, se refiere a las aeronaves que salen del este aeropuerto en el que aseguró que los vuelos son de capacitación y adiestramiento, además de que las aeronaves son de capacidad limitada.

Asimismo indicaron que las aeronaves no pueden volar más allá de los 300 metros porque no cuentan con cabina despresurizada y al ingresar a una aerovía de aviones más grandes, podrían ocasionar un accidente.

La misma respuesta de las autoridades de aeronáutica se dio a la empresa Energy Renewable Energy México con el oficio número 1.2.0.3.11-585.

Un último oficio, fechado el 21 de abril de este año, y que fue emitido por el comandante del aeropuerto de Toluca, dirigido a los ciudadanos que denunciaron el sobrevuelo de aviones, indicó que las aeronaves salen del aeropuerto de Atizapán y que no realiza actividades que los pongan en riesgo.

También indicó que en el caso de los vuelos que descendieron. - más abajo de los 12 mil 500 pies -, fue por instrucción del control de tránsito aéreo para evitar contacto con el tráfico de otro avión.

Todo lo anterior desmiente la teoría de conspiración, que desafortunadamente llegó hasta algunos medios tradicionales de la zona y blogs digitales.

En adición a estos oficios, se puede encontrar literatura científica exactamente sobre la teoría contraria, esto es, que hay aviones que son utilizados para ‘sembrar nubes' y con ello provocar la lluvia.

Esta técnica, en la que utilizan yoduro de plata, ha sido utilizada en países como China y de manera reciente en México, no sólo para hacer llover y apoyar a la agricultura sino también en el combate de los incendios forestales.

Una muestra de lo anterior se llevó a cabo en marzo pasado cuando los incendios que se registraron en bosques de Nuevo León y Coahuila hizo que aviones de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), con el apoyo de personal de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), se ‘bombardearon' nubes y así se provocaron lluvias para ayudar a extinguir el fuego en esa zona.

Esta información, que se encuentra en internet y proviene de fuentes gubernamentales, muestra que esa teoría conspirativa está muy alejada de la realidad. Sería bueno que quienes difunden información falsa, también compartan la verídica. Pero lo más importante es que la sociedad no crea en todo lo que lee.

Combatir la infodemia está en nosotros y se puede hacer con un solo click.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.