Migración
"A la 4T se le salió de las manos la política migratoria y le falta voluntad"
Activistas en la materia aseguran que el problema principal para atender el incremento de solicitudes de refugio no es la falta de presupuesto.

Falta de oportunidades, tensiones políticas, violencias y los daños que han dejado fenómenos naturales y cambio climático han obligado a miles de personas a dejar de manera forzada su hogar, para buscar refugio en México, sin embargo, la reacción de las autoridades ha sido tardía, de acuerdo con migrantes y activistas en la materia, sumando a una crisis en el sur del país.

De acuerdo con la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), en lo que va del año las peticiones de refugio ya superaron en 10% a las registradas en todo el 2020, al sumar 77 mil solicitudes, de las cuales, el 70% de las personas solicitantes se encuentran concentradas en Tapachula, en su mayoría de ciudadanía haitiana, hondureña y otros países del centro y el sur de América.

"Estuve esta semana en Tapachula y te puedo decir que hay tres habitantes por siete de haitianos y venezolanos, hay personas migrantes de todo centro y Sudamérica que están esperando una respuesta por parte de las autoridades", explicó en diálogo con LPO Armando Vilchis, activista y responsable del albergue Hermanos en el camino, ubicado en Metepec.

"No nos dejamos presionar por ningún gobierno extranjero, estamos ordenando"

El problema que enfrentan las personas migrantes es que ante el incremento que se registra y persiste -Comar calcula que al cierre de año serán más de 110 mil solicitudes- es que las autoridades migratorias se encuentran desbordadas y tienen que esperar a un proceso nada sencillo, o al menos así lo explicó Andrés Ramírez Silva, titular de esta comisión, pues tienen que analizar cada caso para determinar si las personas pueden ser consideradas refugiadas, pero también se tiene que analizar un eventual proceso de retorno.

En tanto -y como establece la ley- las personas migrantes tienen que permanecer en la misma entidad en que iniciaron su solicitud de refugio, hasta tener una resolución, sin embargo, ya se estableció que habrá respuesta hacia finales de año o inicios del próximo, lo que ha dejado en una situación de pocas posibilidades de movilidad a solicitantes y, por tanto, permanecen en la ciudad fronteriza.

La queja desde Comar y del Instituto Nacional de Migración (INM) es la falta de recursos, pues aseguran que la austeridad republicana las deja con pocas posibilidades de enfrentar este incremento de solicitantes, sin embargo, Vilchis asegura que no está ahí el problema, pues percibe que esa falta de respuesta ha persistido con los años e independientemente de la administración federal.

"Más que alta de presupuesto, hay falta de voluntad política para atender la migración", dijo el activista. En su opinión, a este gobierno "se les salió de las manos la política migratoria", considerando que actualmente poco tiene que ver con lo prometido al inicio de su administración.

De acuerdo con el activista, las personas migrantes que ha albergado se han mostrado decepcionadas de la administración de López Obrador y aseguran que sigue imperando la corrupción en el Instituto Nacional de Migración. "Parecería incluso que hay más corrupción que antes", refirió, acusando también que lo que más falta es capacitación del personal para poder hacer frente a la alta demanda.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.