Baja California
Ruiz Macfarland toma distancia de Bonilla y ya busca un lugar en el nuevo gobierno de Baja California
La alcaldesa deslizó a su equipo la idea de la Secretaría de Educación con Marina. La delegación federal como un Plan B. El desencuentro con Montserrat Caballero.

La extraña y poco clara renuncia del secretario Joel Guardado, a un mes de dejar el cargo, dejó múltiples sospechas sobre lo que está pasando dentro del Ayuntamiento de Tijuana. La síndica procuradora Meli Espinoza fue cuestionada al respecto y, tras revelar que con él "fluía" muy bien el trabajo, confirmó que se mantenía a la espera del nuevo titular de la Secretaría General de Gobierno municipal.

En un breve comunicado el gobierno del municipio aclaró que Guardado Reynaga "continuará, como a la fecha, en el ejercicio de sus funciones hasta el próximo 30 de septiembre, día en que termina la administración del XXIII Ayuntamiento de Tijuana". Sin embargo, en vez de despejar las dudas, esta información dio consistencia a las versiones sobre diferencias entre la alcaldesa Karla Ruiz Macfarland y el bonillismo.

Como el resto del círculo más cercano del gobernador de Baja California, Joel Guardado no es morenista, ni cuatroteísta, sino bonillista. Se creía que por su larga amistad Macfarland también lo sería, pero desde la disputa pública por la municipalización del agua en BC se abrió una brecha entre el gobierno del estado y el municipal. Ejemplo de ello: la alcaldesa no apoya el proceso de traslado de la comisión estatal del agua, no ahora ni en los términos del Decreto 289 de la XXIII Legislatura.

Antes de renunciar, Scherer da golpe a Bonilla: nuevo recurso contra municipalización del agua

Aunque esto molestó a la alcaldesa electa Montserrat Caballero (Ruiz Macfarland no apareció en la foto del acta de transferencia de la CESPT con Bonilla en el centro), posicionó la independencia de la presidenta municipal con posibilidades de embarcar en la nave del próximo gobierno estatal, como pudo saber LPO de su entorno. De acuerdo con esta versión, estaría buscando la Secretaria de Educación de BC.

Ese es el Plan A, haciendo a un lado a Catalino Zavala y para el cual cuenta con la experiencia al frente de la misma cartera pero bajo las órdenes de Arturo González Cruz. Marina del Pilar no ha confirmado, aunque el diálogo que Macfarland abrió con figuras del panismo y el priismo (Jorge Ramos, Carlos Bustamante, Kurt Honold Morales) podría interesarle a la gobernadora electa. Hay un Plan B, cuyo éxito depende de un perfecto equilibrio de poderes: la delegación federal de los Programas del Bienestar.

Jesús Ruiz Uribe sabe que una mala comunicación con la nueva gobernadora podría perjudicar su relación con Palacio Nacional, y no son precisamente los mejores amigos. Incluso ya tomó partido a favor de Bonilla en la polémica por la municipalización. De ir a CDMX para asumir la Secretaría de Bienestar, el gobernador podría sostenerlo en el cargo y arruinar las ilusiones de Macfarland, pero insiste en que todo esto es "puro chorizo". Si lo es, el futuro de la alcaldesa está no sólo en uno, sino en dos cargos relevantes.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.