Andres Atayde
"En la CDMX la gente se cansó de las narrativas y ahora quiere buenos gobiernos"
El dirigente del PAN en la CDMX, Andrés Atayde, conversó con LPO para analizar el avance de la oposición en la Ciudad.

La Ciudad de México arrojó uno de los resultados más sorpresivos de la elección de medio término. La oposición, integrada por una alianza del PAN, PRI y PRD, logró ganar en nueve alcaldías, una cifra inédita en la historia de este territorio, bastión de la izquierda y muy particularmente de Andrés Manuel López Obrador.

En una extensa entrevista con LPO, el dirigente del PAN en CDMX, Andrés Atayde, analizó los motivos de este apoyo a la alianza opositora y avisó que intentarán mantener ese frente de cada a las elecciones de 2024. "Como en el fútbol, la alineación que gana no se cambia", argumentó.

¿Cuál es su lectura de este resultado sin dudas histórico para el PAN, que logró quedarse con buena parte de las alcaldías que eran de Morena, justo en el bastión histórico de AMLO?

Le arrebatamos a Morena la Ciudad de México y no es cualquier ciudad, es la ciudad donde nació Morena. Pero más allá de colores o de partidos, creo que el resultado del domingo se explica con razones multifactoriales. Por el momento creo que hay tres.

La primera es que Morena ofreció en el 2018 una caja de esperanza y quienes vivimos en la Ciudad al momento de ir abriendo esa caja nos encontramos que la caja venía vacía. Fue un mensaje de decepción hacia el Gobierno de la Ciudad pero sobre todo a las alcaldías gobernadas por Morena.

En segundo lugar, la tasa de participación fue alta: más del 52%, cuando en las elecciones intermedias pasadas la tasa de participación promedio no superaba el 45%. Y está demostrado que hay una altísima correlación entre mayor participación y que le vaya bien al PAN.

Morena ofreció en el 2018 una caja de esperanza y quienes vivimos en la Ciudad al momento de ir abriendo esa caja nos encontramos que venía vacía. Fue un mensaje de decepción hacia el Gobierno de la Ciudad pero sobre todo a las alcaldías gobernadas por Morena.

Y tercero, la alianza Va por la Ciudad de México hizo un muy buen esfuerzo, siempre superable pero un muy buen esfuerzo en presentar candidatas y candidatos que aunque no formaran parte de las cúpulas partidistas o no sean de ningún partido, ni del PAN, ni del PRI ni del PRD, conocen sus territorios y eso les permitió hacer campañas muy competitivas.

Y quizás como refilón decir que el PAN de la Ciudad de México es el único partido que creció en todos los distritos y en todas las demarcaciones. Ninguna otra fuerza política puede decir eso. Y ese grado de crecimiento tiene que ser directamente al grado de responsabilidad para ofrecer lo que la gente quiere. Me parece que el mandato fue muy claro: la gente quiere buenos gobiernos.

La elección mostró un grado de sofisticación importante. Por ahí un votante apoyó a un candidato a gobernador de Morena, pero rechazó al alcalde, y al mismo tiempo le dio mayoría en el Congreso. O sea, hay una valoración muy detallista del votante. ¿Qué lectura hace en particular en la Ciudad de México?

El voto en la Ciudad de México es altamente sofisticado. Y a diferencia de otras entidades federativas, de hecho en la Ciudad de México es donde peor está evaluado el presidente López Obrador.

La jefa de gobierno venía de gozar de una buena aprobación pero la Línea 12, que es una tragedia evitable -y digo evitable porque ella decidió disminuir en más de $2.000 millones el presupuesto del Metro- la hizo caer drásticamente. Tan a la baja, que se equilibró con la imagen del presidente, igual de mal.

Me parece que el talón de Aquiles de Morena en la Ciudad fueron sus gobiernos más próximos, los de las alcaldías. Por eso, si hubiéramos elegido Jefe de Gobierno el domingo pasado ganaba la oposición. Si hacemos buenos gobiernos en estas nueve, ojalá diez alcaldías, intentaremos construir un proyecto de Ciudad rumbo al 2024.

Si tuviera que hacer un análisis macro de estas alcaldías que gobernaba Morena y que ahora perdió, ¿en qué diría que fallaron?

Hay comunes denominadores. Por ejemplo, todas tenían subejercicios, no en gasto corriente sino en gasto de capital o de infraestructura, que es el que detona crecimiento y desarrollo económico. Y más estando en una crisis como la que estamos no te puedes dar ese lujo.

Todas las alcaldías gobernadas por Morena tienen al menos dos factores comunes más. La primera, inseguridad. Son las que más incidencia delictiva tienen. Y además son las que menor percepción de seguridad tienen. Eso por un lado, inseguridad. El otro tema es la economía. Los desempleos ahí están mucho más, en una tasa creciente. Entonces creo que son cosas que la gente resiente y que afortunadamente están viendo en el PAN esa alternativa.

En el 2018 nos castigaron, y vaya que nos castigaron. Ahora en el 2021 castigan a Morena. El electorado en la Ciudad premia o castiga a los buenos y a los malos gobiernos. Y ese es el reto que tienen entonces ahora nuestros alcaldes: hacer buenos gobiernos porque si no en el 2024, chau.

¿Qué es lo que tienen que hacer las alcaldesas y alcaldes electos de la oposición y particularmente los del PAN? Ayudar a familias y a empresas para que la crisis económica sea menos fuerte. En todos lados nos pidieron recuperar las estancias infantiles con presupuesto de la alcaldía, y segundo, hacer lo que hizo Taboada en Benito Juárez, con presupuesto de la alcaldía tener policía propia. Policía próxima. Para blindar tu demarcación y que vivir ahí implique vivir.

En el círculo rojo capitalino se dice que Claudia Sheinbaum cometió un error al paralizar completamente la industria de la construcción en la Ciudad, decisión que habría generado una pérdida de empleos muy importante. ¿Considera que eso fue otro factor?

Pudo haber hecho lo mismo, pero de distinta manera. La doctora Sheinbaum cuando llega anuncia esto que bien comentas. Pero también lo hace Santiago Taboada en Benito Juárez. Dijo: "Ni una varilla más, ni un centímetro de varilla más y voy a cerrar la ventanilla de construcciones para verificar lo que hay ahorita, limpiarlo y entonces a partir de eso abrirlo".

Santiago lo abrió. La doctora Sheinbaum decidió mantenerla cerrada. Y eso hace que la masa laboral, que las trabajadoras, los trabajadores de diversos sectores productivos se hayan quedado justamente sin empleo. Entonces, estas decisiones por supuesto que pasan factura y más en un electorado tan sofisticado como el de la Ciudad de México.

En el 2018 nos castigaron, y vaya que nos castigaron. Y ahora en el 2021 castigan a Morena por estos malos gobiernos. Y eso a mí me gusta porque entonces el electorado en la Ciudad ya entendió que en la democracia quien tiene el poder es el elector. Premia o castiga a los buenos y a los malos gobiernos dando continuidad o cambiando el rumbo. Y ese es el reto que tienen entonces ahora nuestros alcaldes: hacer buenos gobiernos porque si no en el 2024 chau.

Morena tuvo buenos resultados cuando utilizó el combate a la corrupción como bandera de campaña, pero ahora la ciudadanía parece exigir no sólo esa narrativa, sino resultados de gestión concretos. ¿Se puede gestionar correctamente y al mismo tiempo investigar a las gestiones anteriores? Y en concreto, ¿el PAN investigará si hubo corrupción entre los alcaldes de Morena?

Me parece evidente que, con Morena, la corrupción lejos de haberse parado o disminuido, ha aumentado. Y como ejemplo aplica el Gobierno Federal o el Gobierno de la Ciudad: hoy hay más adjudicaciones directas que licitaciones públicas. Eso te habla de un altísimo grado de incongruencia.

No tengo claro si eso el elector del resto del país lo internaliza, pero el de la Ciudad sí. Eso lo cacha, lo reflexiona y vota en consecuencia. Por eso creo que nuestros gobiernos, los de estas nueve, ojalá sean diez alcaldías, sí tienen que hacer una revisión exhaustiva de lo que fueron estos tres años pasados. Pero también me parece que hay que enfocar las baterías, sobre todo, en reactivar las alcaldías, que están abandonadas.

Vas a Álvaro Obregón y allí no hay luminarias. Los parques no sirven. El bacheo está como nunca antes. Por supuesto va a servir mucho revisar lo de antes, pero el elector sobre todo quiere comparar con lo que tú haces ya como gobierno. La labor de hoy es más que nada marcar un antes y un después en la gestión. Hasta aquí gobernó Morena y aquí comenzamos a gobernar nosotros. ¿Ves la diferencia? Sí. Bueno, eso implica votar por el PAN. O por la Alianza.

Es tristísimo que la reflexión del Presidente haya sido que el votante en la Ciudad fue víctima de una campaña de mala información. Porque menosprecia la labor de la oposición, pero lo más grave es que menosprecia al electorado.

Estos resultados en la CDMX significaron un golpe duro para algunos perfiles que aspiraban a disputar la sucesión de Sheinbaum. Para ustedes fue todo lo contrario: ahora tienen muchos "tiradores" que hasta hace unas semanas no figuraban. ¿Cómo manejar los recelos que puedan empezar a surgir ante las ambiciones hacia 2024?

Soy un fiel creyente de que la competencia, como ocurre en la economía, propicia mejor calidad a menor precio. En el mercado político, en el ambiente político, la competencia sirve para lo mismo. Ahora entre los nueve o diez alcaldes que ganó la oposición habrá competencia. Y la carta credencial será qué tan buen gobierno hizo. Si esa es la carta credencial, a mí me encanta que esa competencia se empiece a dar.

En su lectura aparece la idea de que la gestión definió la votación. Si gobiernas bien, te quedas; si gobiernas mal, te corren. AMLO, en cambio, aseguró que los votantes de la CDMX fueron "víctimas" de una manipulación. ¿Qué lectura hace de esos dichos?

Es tristísimo que la reflexión del Presidente, pero sobre todo la Jefa de Gobierno, haya sido que el votante en la Ciudad fue víctima de una campaña de mala información. Porque eso habla primero de menospreciar la labor de la oposición, pero segundo y más grave de menospreciar al electorado.

Yo más bien exhortaría a la Jefa de Gobierno -de manera muy respetuosa pero también muy enérgica- a que en lugar de andar criticando a la oposición, que por cierto ya somos mayoría, más bien ella entre en un profundo ejercicio de autocrítica. Porque ahora va a tener que construir la Ciudad con nosotros.

Y hay dos maneras de ostentar el poder. La primera es haciendo política, con diálogo, escuchando a quienes piensan distinto a ti con humildad. La otra es con soberbia, prepotencia, cerrándole la puerta a quienes piensan distinto a ti. La Jefa de Gobierno en estos dos primeros años optó por la segunda. Nosotros, que vamos a gobernar la mitad más uno de las alcaldías y a tener equilibrio perfecto en el Congreso de CDMX, vamos a extender la mano a Sheinbaum. Queda en ella, la pelotita está en su cancha.

La CDMX quedó dividida de alguna manera en dos territorios: uno occidental, que ganó la oposición, y otro oriental, que retuvo el oficialismo. El Presidente adjudicó esa división a un asunto de clases. Los sectores medios que no "comprendieron" su proyecto, y los "más humildes" que sí lo acompañaron...

Así como recién he criticado a Sheinbaum por su reflexión sobre los resultados del domingo, le aplaudo cuando dijo que en la Ciudad de México no cabe el clasismo y la división. Eso lo aplaudo y coincido con ella. Lo que no se vale es decir eso cuando ellos son los primeros que promueven la división y la polarización. Desde el PAN no compartimos esta reflexión de que los unos y los otros, porque la Ciudad de México la formamos todas y todos los que vivimos aquí.

He escuchado otras hipótesis sobre el resultado en la CDMX. Hay quienes dicen que el retroceso de Morena no se debe tanto a la gestión de Sheinbaum, sino a una suerte de voto castigo a López Obrador. ¿Qué piensa de esa lectura?

Me parece que sí hay una correlación en eso. Mira, no hay que olvidar. Claudia nos dejó una semana sin gasolina en la Ciudad por obedecer al Presidente. Aceptó y avaló la encuesta "patito" para aprobar o no el nuevo aeropuerto. Otra vez para hacerle caso al Presidente. Claudia aceptó desaparecer el Fondo de Capitalidad para hacerle caso al Presidente.

La única vez que Claudia no le hizo caso al Presidente fue cuando anticipó las medidas preventivas de la pandemia. Y ahí le fue bien. Y nosotros se lo reconocimos.

Ahora bien, si la actitud de la Jefa de Gobierno va a ser simple y sencillamente replicar lo que dice el Presidente, no es que per se esté mal, sino que más bien las orientaciones de AMLO no están siendo las correctas porque no ayudan a la Ciudad. Entonces ojalá que Sheinbaum se eche para adelante, conocedora de muchos temas, ojalá que esté dispuesta a sentarse en una mesa con quienes no pensamos como ella, esa es una realidad, pero para encontrar los puntos en común y construir una mejor ciudad.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.