Medios
Murió el presentador Larry King, ícono de la TV en EU y socio de Slim
Fue uno de los principales entrevistadores de su país y un exponente del centrismo político.

A finales de los 90 en un foro de negocios se le preguntó a Ted Turner cuál había sido la clave del éxito de su señal CNN, lanzada a mediados de la década del 80 en Estados Unidos. El magnate mencionó dos elementos: la inversión en tecnología y equipos y haber contratado a Larry King para el prime time nocturno, un programa por el que desfiló toda la clase política del país vecino en los más de 20 años que estuvo al aire.

King, que murió hoy sábado en California a los 87 años, fue uno de los presentadores más icónicos de la televisión estadounidense. Con una habilidad incomparable para las grandes entrevistas, se las ingenió para, noche a noche, dialogar con líderes mundiales, empresarios e intelectuales a la par que también concurrían a su programa actores, artistas, psíquicos y figuras del bajo mundo. 

El animador - a él no le gustaba definirse como periodista -, es probablemente uno de los mejores íconos del Estados Unidos que el presidente Joe Biden pretende recuperar: el imperio del centro. Sin importar las ideologías o las filiaciones partidarias, todos los políticos querían visitar el estudio de King en Los Ángeles.

Su gran talento fue combinar un estilo amigable y campechano con la posibilidad de hacer preguntas inquietantes. A Richard Nixon le preguntó si se sentía raro cada vez que estaba en Washington y pasaba frente al edificio Watergate. A Ronald Reagan lo interrogó sobre lo frustrante que era no recordar cosas (Reagan sufría la enfermedad de Alzheimer) y a Donald Trump, cuando solo era un empresario de bienes raíces, le inquirió sobre si no tenía una vida demasiado chata, dedicado solo a construir edificios y hoteles. King hacía preguntas elementales a personas poderosas y esa fue la clave de su éxito con la audiencia.

Entre sus entrevistas más recordadas fuera de la política  aparecen la de  Marlon Brando en 1994, Elizabeth Taylor en 1993, OJ Simpson en 1995 y Paul McCartney en 2007.

Durante años intentó entrevistar a Fidel Castro, viajó tres veces a La Habana para  conseguir el reportaje pero el revolucionario nunca aceptó. En una entrevista en CNN en Español King reconoció que era su gran cuenta pendiente.

México fue protagonista absoluto la noche en que en su programa se debatió sobre la viabilidad del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Era 1993 y fueron invitados Al Gore y Ross Perot. Giros del destino: esa noche Perot argumentaba contra el Tratado con ideas similares a las que Trump exhibiría en la campaña del 2016, especialmente sobre la pérdida de empleo para estadounidenses. 

Tras salir de CNN se involucró en diversos proyectos online y tuvo como socio estrella al mexicano Carlos Slim, quien invirtió en las nuevas plataformas a las que King comenzó a llevar sus reportajes.

En la inauguración del museo Soumaya, en el sexenio calderonista, los invitados centrales además del entonces presidente fueron King y Gabriel García Márquez. Cuando el magnate le organizó el cumpleaños de 80 a la diva del cine Sofía Loren, en el 2014, King fue el maestro de ceremonia de la celebración en CDMX.

Detalles que exhiben una cercanía entre Slim y el presentador que excedía a los negocios que emprendieron juntos, que nunca tuvieron demasiado éxito.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.