EU 2020
Los cinco estados que apuntan los demócratas para recuperar el Senado
Con la posibilidad de un triunfo de Biden, los demócratas ya sueñan con llevarse el carro completo y llegar a la Casa Blanca con el Congreso en el bolsillo. ¿Podrán lograrlo?

 Cuando Donald Trump asumió el cargo en 2017 se encontró con un Congreso dominado por los republicanos en ambas cámaras y listo para aprobar cualquier legislación que quisiera enviar. Hoy, casi cuatro años después, los demócratas controlan la Asamblea de Representantes e incluso podrían tomar control del Senado si los astros se alinean a su favor.

Los republicanos todavía mantienen una mayoría de 53 senadores vs. 47, es decir, seis senadores más el voto de desempate del vicepresidente Mike Pence. A diferencia del caos que tenían en la Cámara Baja, los republicanos han sabido usar al Senado con sabiduría. Ya han aprobado a dos ministros de la Suprema Corte y están a punto de aprobar a una tercera, nombraron a 50 jueces federales, y absolvieron de manera casi unánime a Donald Trump durante su juicio de impeachment este año.

Trump: "California y New York se están yendo al infierno"

El partido de Biden necesitaría llevarse por lo menos cuatro curules, o bien, tres curules y la presidencia, con Kamala Harris como el voto de desempate. A unas semanas de la elección, basta echar un vistazo al mapa electoral para entender que se trata de una misión muy posible.

En por lo menos cinco estados los demócratas llevan ventaja o aparecen en empate técnico contra los actuales senadores republicanos. Y es que el partido apostó a ligar su suerte con Donald Trump. Ante los niveles de popularidad del presidente con la base republicana, ningún senador o congresista republicano se ha atrevido a enfrentarlo. Ante el desplome del presidente en las encuestas muchos legisladores están siguiendo sus pasos.

El astronauta Mark Kelly, candidato demócrata al Senado por Arizona.

En Colorado el exgobernador y excandidato presidencial John Hickenlooper busca arrebatar la curul del republicano Corey Gardner. En algunas encuestas el exgobernador aparece hasta 9 y 10 puntos por encima de Gardner, por lo que parece un triunfo seguro para los demócratas.

En Arizona el exastronauta Mark Kelly le lleva una ventaja de hasta 7 y 8 puntos a la senadora republicana Martha McSally, quien obtuvo su curul por decisión del gobernador tras la muerte de John McCain. De hecho, McSally fracasó en 2018 cuando intentó ganar la curul que dejó libre el republicano Jeff Flake. El estado cada vez gira más hacia los demócratas y es probable que la expilota de combate pierda su cargo.

Muchos republicanos no le perdonaron a Graham que no saliera a defender a su supuesto mejor amigo John McCain luego de que Trump lo atacara cuando poco después de su muerte

El caso de la senadora Susan Collins de Maine es particular. Collins es una republicana moderada que llegó al Senado en 1997. Maine es hoy un estado firmemente demócrata, por lo que Collins intenta mostrar un rostro más centrista. Por ejemplo, votó en contra de eliminar el Obamacare en 2017 cuando Trump y los republicanos estuvieron a nada de acabar con la iniciativa. Collins había dicho que nunca votaría en contra del derecho a elegir, por lo que su voto para confirmar al juez Brett Kavanaugh a la Suprema Corte fue muy criticado en su estado. Este año se enfrenta a la demócrata Sara Geideon, actual presidenta de la Asamblea local y quien aventaja a Collins por hasta 7 y 9 puntos.

El senador republicano Lindsey Graham en la audiencia por la nominación de Barrett a la Corte Suprema.

Otro caso interesante es el del senador por Carolina del Sur, Lindsey Graham, quien en un principio era de los más ácidos contra Donald Trump, pero poco a poco se convirtió en uno de sus escuderos más leales en el Congreso. Los números de Graham han sufrido luego de varios tropiezos. Muchos republicanos no le perdonaron que no saliera a defender a su supuesto mejor amigo John McCain luego de que Trump lo atacara cuando poco después de su muerte. Ha vacilado en sus posiciones varias veces. En un inicio calificó a Trump de ser un estafador mentiroso que acabaría con el partido. Hace apenas dos años juró que jamás votaría por poner a un juez de la Suprema Corte en año electoral, sólo para olvidar su promesa este mes con la nominación de Amy Coney Barrett argumentando que los republicanos controlan el Senado y la Casa Blanca, por lo que es aceptable.

Graham se enfrenta a Jaime Harrison, un demócrata afroamericano que ha ocupado varios cargos directivos en el partido. Durante el debate entre candidatos Harrison salió claramente vencedor y puso a Graham contra el muro en varios puntos, incluyendo su respuesta al Covid-19. En este momento Graham y Harrison aparecen en empate técnico, un logro impensable hace cuatro años en un estado conservador como Carolina del Sur.

En Carolina del Norte las cosas no pintan mejor para los republicanos. El senador Tom Tillis se enfrenta a su primera reelección y aparece hasta 5 y 6 puntos por detrás del demócrata Cal Cunningham, un abogado y militar retirado. Recientemente salió a la luz un romance extramarital de Cunningham que los republicanos tenían la esperanza que hundiría su candidatura, sin embargo, las encuestas más recientes sugieren que el amorío no tuvo mayor repercusión. 80% del electorado dijo estar enterado del escándalo y sólo el 14% dijo que podría descalificarlo para el cargo.

El demócrata Cal Cunningham y el republicano Tom Tillis.

Del lado demócrata, quien corre el mayor riesgo es el senador Doug Jones, que llegó a ocupar la curul que dejó desocupada Jeff Sessions cuando entró al gabinete de Trump. El caso de Jones es único. El demócrata y exfiscal Federal de Alabama ganó porque los republicanos nominaron a Roy Moore, sobre quien pesaban múltiples acusaciones creíbles de abuso sexual a menores. Este año la cosa es distinta. Jones se enfrenta al republicano Tommy Tuberville, una leyenda del football americano local en un estado donde es religión. Tuberville le saca entre 10 y 14 puntos a Jones, por lo que será una caída que los demócratas tendrán que compensar si quieren controlar el Senado.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.