Rusia
Tras superar el affaire Lozoya, ahora la rusa Lukoil quiere instalar gasolineras en México
La compañía toma distancia del ex director de Pemex. La geopolítica de la vacuna anti Covid. Nexos con Putin.

 El estallido del caso Lozoya fue de alta complejidad para la conducción local de la petrolera rusa Lukoil. Y es que se esparció rápidamente en la prensa mexicana que el ex director general de Pemex fue el encargado de introducir a esta firma cercana al Kremlin en los negocios de la reforma energética.

La sospecha de que cuando estuvo prófugo, Lozoya estaba en Rusia, era por sus nexos con esta compañía, relato que llegó hasta lo pintoresco al incluir a una misteriosa mujer en el centro de la trama. 

Lukoil opera tres campos de aguas someras en el Golfo que consiguió en el sexenio anterior.  La empresa dirigida por Pavel Suprunov emitió comunicados en las últimas semanas para tomar distancia de Lozoya y ahora va por su próxima meta de instalar gasolineras en México.

El Pentágono pide a militares mexicanos evitar compras de software de seguridad chino

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador está en buenos tratos con Vladimir Putin y la posibilidad de la llegada de la vacuna rusa está incrementando esa sintonía. Lukoil observa en esa cercanía geopolítica la posibilidad de mejorar su presencia en el país.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador está en buenos tratos con Vladimir Putin y la posibilidad de la llegada de la vacuna rusa está incrementando esa sintonía. 

Los directivos de la empresa están en contacto con funcionarios de Palacio Nacional y llevan un discurso de mejorar la producción petrolera. La compañía lleva invertidos en México aproximadamente 25 millones de dólares y promete desembolsar diez veces esa cifra en los próximos años.

Vagit Alekperov, titular de Lukoil junto a Peña Nieto en Los Pinos.

Lukoil no es la única empresa cercana a Moscú que opera intereses energéticos en México. En los primeros meses de la administración de AMLO la firma alemana DEA se quedó con negocios de la mexicana Sierra Oil.

DEA es controlada por oligarcas cercanos a Putin, y tiene su headquarter en Hamburgo, donde despacha el magnate Mikhail Fridman. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.